Finca Optimist | Home Espíritu
1288
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-1288,qode-social-login-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,mob-menu-slideout-over,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

El Espíritu The Optimist

La naturaleza abierta y libre de W.S. Junior, le llevó a recorrer el mundo, y a conocer y querer a todos sus inquilinos.

 

Los animales, las plantas, las personas, el viento, el agua, la tierra…todo eso y más  hizo fotosíntesis en su cabeza. De ahí surgió el implacable Espíritu The Optimist.

 

Sabiendo del paso efímero de todos y cada uno en la Tierra, disfrutó cada segundo de su compañía. Vivió el amanecer en las Islas del Pacífico, la puesta de sol en cualquier paraíso, la erupción de más de un volcán,  el susurro del agua a orillas del Lago Victoria y la lluvia torrencial de cien Monzones, saboreó las frutas de árboles que nadie más conoció y fotografió en su retina tantos animales y personas viviendo y sobreviviendo…que decidió amar la vida por siempre.

 

El Espíritu The Optimist se extiende con facilidad.

 

¡Qué bueno!

El Espíritu The Optimist

La naturaleza abierta y libre de W.S. Junior, le llevó a recorrer el mundo, y a conocer y querer a todos sus inquilinos.

 

Los animales, las plantas, las personas, el viento, el agua, la tierra…todo eso y más  hizo fotosíntesis en su cabeza. De ahí surgió el implacable Espíritu The Optimist.

 

Sabiendo del paso efímero de todos y cada uno en la Tierra, disfrutó cada segundo de su compañía. Vivió el amanecer en las Islas del Pacífico, la puesta de sol en cualquier paraíso, la erupción de más de un volcán,  el susurro del agua a orillas del Lago Victoria y la lluvia torrencial de cien Monzones, saboreó las frutas de árboles que nadie más conoció y fotografió en su retina tantos animales y personas viviendo y sobreviviendo…que decidió amar la vida por siempre.

 

El Espíritu The Optimist se extiende con facilidad.

 

¡Qué bueno!